domingo, abril 16, 2017

Flechas inteligentes


¿No ha leído usted el libro de las flechas? Pues este no es el caso, solo sirve de ejemplo. Lo que pasa es que aún no me decido, llevo siempre conmigo la necesidad de direccionar los objetos a las situaciones para digerirlas mejor; el Mago no fue una flecha porque una flecha nunca vuelve, a una flecha no se le ve otra vez a menos que uno vaya hasta donde se ha estrellado.
            Ninguna vez que he dicho que alguien volverá me he equivocado, hay en mi ambición y algo que sé que he hecho muy bien; por otro lado cuando algo acaba mal siempre me digo a mi misma que no hay de que arrepentirme porque siempre fui yo misma y no hay nada que hubiera podido cambiar. Las corazonadas se equivocan pues nosotros entendemos la señal que nos conviene pero este tampoco es el caso.  La sustancia es que sentada en el asiento del copiloto y mientras me besaba la mano yo solo podía pensar: Solo yo sé lo que he dado para que se me devuelva multiplicado por mil. 


Eres tan inolvidable como te lo propones 
https://www.youtube.com/watch?v=2hvwvyQyab4

Firma Carol 

No hay comentarios:

Publicar un comentario