Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Catorce días

Estoy esperando que instalen las persianas para llamarlo de nuevo, no estoy dispuesta a qué la luz nos despierte y nos acalore de nuevo.Mis días se han vuelto una agenda infinita de actividades cumplidas y no cumplidas, pero a intervalos, he estado pensando mucho en Canadá. El sol de las once a las seis de la tarde fastidia; el estrés laboral es habitual pero cayendo cada vez un poco más en querer vacaciones eternas. No tengo mucho que decir, ni sé que lo sugiere, pero estoy pensando mucho en Canadá y en planear alguna visita a aquellos rumbos anglosajones. Cliff dice que está trabajando muchísimo, pero no sé si lo vea como algo bueno o algo malo, él tiene mayores responsabilidades que yo por lo cual deduzco que se trata de una queja, a estas alturas, quiero decir de la edad, aparecen distintas crisis existenciales y económicas; por ahora yo estoy bien en ambos rubros, sin embargo un día de hartazgo total me dijo: Well, move to Canada.
Lo cierto es que nuestras cabezas y nuestras vida…

Entradas más recientes

Solsticio de verano

Bonita e intocable

Tercera parte

Los caminos de la vida

Segunda Parte

Jasper

Errores adolescentes

Golden Hour

Perú

El Acuario del Bajio