domingo, abril 15, 2018

Cursos de física y filosofía




Cuántas veces he abierto una puerta pensando que del otro lado no hay suelo y caigo al vacío de una habitación desconocida. Así me pasa contigo que no puedo entender tus horas de trabajo, que no puedo nunca olvidarte cuándo paso enfrente de una florería, que incluso las rayas que dividen los cuadrados en el piso me dan vértigo. Solo soy el que le busca todas las esquinas a las cosas, que toma un objeto y lo mira mucho para comprenderlo, un hombre qué ha desarrollado diferentes técnicas para mantenerse fiel y por todo eso no me merezco esto qué me haces. ¿No has visto las noticias de lo duro que se va a poner la situación en el país? Tenemos problemas reales, como puedes ver, uno con leer las noticias va haciendo imaginaciones sobre lo que se avecina pero está mañana lo anunciaron como cierto, como irremediable, de aquí pa’delante nos va a llevar la chingada. ¿No querías que nos fuéramos a vivir a España? Si no me alejas de este paréntesis que nos separa no podré trabajar por estar pensando en las habitaciones sin piso y en las noticias. Si no me apartas de esté vicio de celos y exigencias no podré ver la luz a través de tu cuerpo por las mañanas  y no soñaré con probar tu iluminación en cada uno de los países que hemos soñado y no podré ir jamás a Barcelona por que estaré derrotado. Los nutriólogos no somos muy buenos cuando vemos a alguien qué está saludable con comer solo amor, para lo que si somos buenos es para exigir y sacrificar algún que otro antojo. Yo jamás te sacrificaría por un antojo entiéndelo bien. Escucha, mi vida en muchas partes  ha estado hecha de malentendidos y no quiero que nuestra historia sea una parte de esas solo porque el orgullo es un maldito hijo de puta; míranos aquí, como si estuviéramos bajo un arresto domiciliario, caminando de un lado a otro esperando una respuesta, sin poderme atrever a pasar cerca de tu casa, ni se diga tú que ni en mi calle ni en la tuya te han visto, lo qué me hace pensar que te has encerrado con alguien. Fíjate lo que provocas, qué me hagas dudar de mí mismo, de mi capacidad para sobrellevar una situación que yo sabía que tarde o temprano iba a pasar porque no todo es perfecto y a uno de vez en cuando le deben costar las cosas, un ejemplo claro es el amor. Ya te he dado todo y me queda solo darte mi sinceridad porque a pesar de todo, no estoy dispuesto a sacrificarme a mí mismo. Me conozco y sé que me va bien siempre que me lo propongo aunque lleve mucho tiempo desbocado, pensando en qué me he equivocado pero sin tener una crisis, porque ya no quiero seguir calculando el peso y el alto a las personas con solo oírles la voz, contando calorías como una anoréxica, tú siempre has sabido que quiero hacerme profesor; que quiero enseñar tantas cosas diferentes, qué que terror que solo me basará en experiencias mías, como querer de la literatura que vuelvas a mi, como hacer historias de amor en tiempos de guerra, como ir sumando nuestras dudas y errores en una matemática complicada para los simples mortales. Con todo lo que tengo que enseñar sobre la vida es mejor que solo me dedique a dar cursos de filosofía o física basados en ti aunque ya no te soporte. O más bien aprovechando tu carácter como prueba de lo cabrona que pueda llegar a ser la vida en los temas de interés: finanzas, lujos y amores. Ya no te soporto pero te necesito. Yo estoy seguro que no soy el único al que lo está volviendo loco una mujer porque se quiere hacer la difícil, la consentida, la imposible. Estamos cerca de la histeria pero no podemos por más que queremos separarnos de su cuerpo porque hay santuarios pero tú no lo entiendes, ni algunas de las otras mujeres lo cual me alivia pues parece un síntoma más normal. No seré el único qué sufre por estupideces de esté estilo, no estoy solo en esta lucha contra mujeres que se hacen las ciegas y necias. ¿Qué ganas con darme tu desprecio? ¿Qué ganas con perder el tiempo, con camuflajearte entre la gente, con decir qué estoy de viaje? Dios mío, cuánto será tu orgullo que tengas que mandarme a otro país para no tener que hablar de mi con la gente. No voy a hacer esto más grande, solo quiero que comprendas que en las noticias ha salido que no hay tiempo que perder, que no puedo dejar de pensar en ti, en la forma en qué das un consejo, en cómo me miras para sacarte de una duda, en como al final siempre hemos terminado haciendo de las nuestras con o sin preservativo. Que se entienda solo como lo mucho que –como dirias tú- nos la hemos rifado. Ya sé que prácticamente no necesitas a nadie, que puedes hacer destrucción con la fuerza de diez hombros y solo eres tú encabronada. Empeñada en demostrarle al mundo que nadie podría herirte aunque quisieras, qué tu hermetismo me sube como un dolor desde las pelotas y sofoca lo poco que me queda de paciencia para el amor. No quiero la culpa de qué fue mi fallo volver a creer en estas cosas, la culpa de que te hayas convertido en un ninja en contra mío solo porque he descuidado un poco lo qué dicen de mí y tú has caído en la trampa. Decir que contigo ha sido todo diferente también me ofende como cliché. No es cierto que todo ha sido diferente, no es cierto que todo ha sido magnifico, lo que pasa es que ahora todo me cuesta y solo yo decido con quien lo voy a gastar. Y decido que mis energías, mis sentimientos, mis momentos libres y no tan libres te los quiero dar a ti. No es cierto que ha sido diferente ni que yo he tomado las decisiones. De repente fui preso de ti en todos tus actos y solo iba asumiendo las consecuencias de estar tanto tiempo contigo, de escucharte discutir profesionalmente, de tu papel de qué cualquier problema financiero y sentimental se arregla con huevos y todo con lo que ponías en jaque a las personas con tan solo con la mirada. Yo era la primera víctima de todo eso y no lo hice noticia para sobrellevar las siguientes experiencias haciéndome el desinformado. Navegue con bandera de ignorante como muchos hombres hemos hecho, tú lo sabrás, tú más que nadie, que yo me deje llevar para ver hasta donde eras capaz de llegar sin decir que todo se te había presentado también como un juego para ti. Ni siquiera en ese entonces me sentí tan ofendido como me siento ahora por no haberte dado la razón, si eso era lo que querías, que yo había hecho una cosa buena que parecía mala, que solo eran buenas intenciones. Ahora mismo me siento como el hombre qué en un sueño abre una puerta sin saber qué escena aparecerá enseguida por qué tú eres así, vas volteando los escenarios a tu antojo y en todos tienes que ser el personaje principal sino haces una guerra. 


https://www.youtube.com/watch?v=5iDDUJy4Ej8




miércoles, marzo 28, 2018

La pata del amor



Una cosa es estar alterada y otra estar ansiosa. Ella estaba ansiosa en silencio y ningún vaso lo termino con tanto apuro como el que tenía en la mano cuando dijo “Así son las cosas bonitas, se rompen sin hacer ruido y uno no se da cuenta cuando se fueron”. A mí me dolían sus palabras y eso que mi experiencia no alcanzaba a comprender el estruendo de lo que había sentido ella para estar bebiendo de esa forma y estar hablando de las coincidencias como si ese fuera el fin. Yo creo que cualquier problema se multiplica cuando uno anda rengueando de la pata del amor porque como quiera a uno lo puede salvar un amante en tiempos difíciles pero si estás solo todo parece más grande y más oscuro. En ningún momento me sentí incomoda o afectada por su melancolía hasta que se puso en un modo sarcástico y se reía de sí misma y de la siniestra casualidad que al principio había sido mágica. Una buena historia caía a pedazos porque ella la desprestigiaba culpándose así misma de ingenua y a la otra persona de brutal. Nada había sido así, más yo sé que uno exagera lo malo para restarle importancia pero en el fondo sabemos que las cosas son como son y que a veces no hay que buscarles ni más defectos ni más virtudes. Es chistoso ¿no? Que justo cuando decido escribirle él está en el aeropuerto de Roma después de venir de un viaje de dos meses con su nueva novia. Nunca había pensado en la posibilidad de que él estuviera con alguien, eso aumenta el riesgo de que no nos volvamos a ver, porque yo no viajo para ver a alguien que está comprometido, termino por decir. Ahí comenzó a reírse. Creo que lo que le causaba esa risa sarcástica era que él tuviera dos meses allá y ella no supiera que estaba con alguien. De pronto comenzó a hablar como si hubiera podido leer mi pensamiento. Es que yo pensaba en su soledad, yo pensaba que había estado solo enfrentando a la noche del desierto, comiendo con las manos sucias, usando una mano de cuchara, expuesto a cualquier enfermedad y lejos de cualquier hospital. Él me escribió primero pero no quiero saber cuándo, porque ahora lo único que importa es que ninguno de los dos estuvo solo pero que a mí me duele más haberme enterado. Ahí se ponía más grave la cosa porque había descubierto una nueva distancia: uno que se queda estancado en un amor mientras el otro sigue avanzando.



-Dime donde y cuando
- Qué loca estás mami

Firma Carol

jueves, febrero 15, 2018

Efectos





Llévame a la tierra del calor, al mapa de los amores platónicos, a los tatuajes mal situados, a las caricias que huyen despavoridas cuando ven que amanece y ya no hay oscuridad que las justifique; al desayuno después de la cama, al lugar donde no olvidas lo que has dicho a las cuatro de la mañana, al saludo constante y certero de tus ojos, a la paz de poder verte a través de un espejo, al momento en qué te encuentro en la calle, por fin, y no estás sola. Qué hacen dos mundos cercanos, dos personas que escriben, dos personas que se necesitan, dos personas como tú y como yo que juegan entre la gente a qué no se conocen, a que tú tienes todo el mérito de esta historia. Tú, que si estoy pidiendo que me lleves a un lugar es porque puedes y me lo has demostrado con solo un movimiento, que yo siempre he sido un tonto que dice que existen las coincidencias y por eso no mueve un solo dedo, que nunca me atreví a hablarte y que de ahora en adelante las monedas que lance al aire van a hacer para repetir el instante en el que te encuentro en medio de una noche y te acercas y no te vuelvo a soltar. Que todas las cartas y todas las ruletas sean un abismo que caiga en mí y que por más que quiera no pueda dejar de dejarme llevar y que todos los juegos de palabras sean para detenerte un segundo más antes de que te vayas. Que nada de esto me hace un cursi, que soy un hombre que escribe de algo que no procesa, un encuentro ilógico y lleno de magia negra, un cansancio en las piernas y un sudor en la frente, porque uno de pronto es incoherente con lo que más quiere y le cuesta decir que está ilusionado con algo, que los oportunidades tienen mil pies y se pueden ir solas y que tú pareces una de esas personas que consigue siempre lo que quiere y yo escribo sobre eso. Que me quiero justificar porque en este mundo el qué es romántico parece un poco débil, pero la vida es muy corta y no pienso no decir que ahora me siento como invencible, que no puede ser malo el amor si comienza haciendo cosquillas, que yo ahorita me estoy riendo de lo absurdo que me siento por estar pensando en ti. 

Firma Carol
Bajo los efectos de un lunes de febrero 

jueves, febrero 01, 2018

Mi lógica son las flechas




Dos personas se conocen y se miran. Creo que en nuestros ojos hay algo que busca una simetría con el rostro de los otros. Vamos convirtiéndonos en reacciones que van desenlazando un destino que a veces falla. Cuando acaba la noche y no sabemos si amamos más el efecto del momento o las secuelas de los días siguientes es el momento en el que estamos perdidos en el zigzag de la interrogante triste y especifica ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo emocionante?

Dos personas se conocen y se tocan. A veces uno ya no puede seguir soportando la ansiedad y lanza el primer roce accidental/intencional. La primera flecha no perdona. A mí siempre me han herido desde el primer intento porque soy tan fácil y tan simple que cualquier cosa que hagan por mí me hace feliz y siempre termino almacenando pobrezas. Me ando con bajo perfil, parece que no ambiciono pero nadie sabe que me faltan dedos para contar todos los detalles y los cariños en los que he estado envuelta.

Dos personas se conocen y se envuelven. Siempre hay un punto en la conversación que derrite. A lo largo de la charla uno va encontrando aquella simetría que primero buscaba en la cara y ahora busca en las palabras. Con una objeción bien hecha la gente se va a la cama o no se vuelve a ver. Lo bueno es que con el interés  uno va dando segundas oportunidades en cada movimiento que nos parece un desacierto y los errores los contamos por grupo, lo cual ayuda bastante porque cada uno tiene más de una oportunidad tal como la vida sería más fácil. Pero si siempre tuviéramos dos intentos seríamos más irresponsables, tan irresponsables como quien en una conversación se queda callado un sentimiento y rompe la sincronía.

Dos personas se conocen y se dan una oportunidad. Pero no lo saben. Corren dentro de sus cabezas de un lado a otro y luego comienza la torpeza qué es tierna e inspira. Jamás podría decir que tenga experiencia porque en mi camino nada se vuelve a presentar de la misma manera y me han cambiado tantas veces la jugada que siempre soy una desconocida que no sabe cuál va a ser su propia estrategia.

Dos personas que se han visto y tocado se envuelven en una oportunidad. Todo es divertido hasta que comienzan a caer las siguientes flechas. Mi estrategia favorita es dejarme llevar.

Siempre creo la misma atmosfera
Firma Carol 

sábado, enero 20, 2018

Usa bien tus cartas



A quien no me conoce aconsejo tener paciencia y cero expectativa. A ciertas personas que me interesan sugiero discretamente que se dejen llevar por que en uno o más de los puntos de la travesía lo van a disfrutar.  Lo más grave de decir que ni siquiera yo misma me conozco es reconocer que solo y cuando estoy a punto de cometer una imprudencia si sé quién soy; en ese momento digo –Me conozco y sí que…- Usualmente las frases continúan con una historia parecida a todas en las que me gobierna el instinto, la pasión y lo caliente. Me ando con bajo perfil, me hago mala propaganda, la primera impresión siempre la doy mal pero llamo la atención. Con rodeos y sin rodeos lo que quiero siempre lo quiero en el momento y dónde pongo los pongo la bala y en cualquiera que sea tu caso, si terminas leyendo esto y estás en el proceso de entrar en mi vida o yo en la tuya, hemos dado en el clavo. Si nuestro primer contacto te pareció extraño te sugiero darme otra oportunidad. Es cuestión de perspectivas saber que siempre va haber una persona que nos cambie el paisaje y que nos haga, de alguna forma u otra, mejorar, aunque solo sea en la parte de la paciencia. Si no reaccione como tu esperabas espero que por lo menos te hayas quedado pensando en todas las posibilidades que hay detrás de cada movimiento para por fin comprender que no soy un ajedrez sino una baraja. A veces espadas y a veces diamantes. Yo soy la carta bajo la manga de mi propio juego. Si en algún momento te toqué de una forma diferente a las anteriores no fue error de precisión sino la auténtica intención de provocar algo. Si estás leyendo esto y me vas a ver pronto, si quieres demostrarme algo más vale que te des prisa. Así como yo he llegado tarde a oportunidades así también, en cualquier momento y sin ninguna razón cancelo los concursos y lo que en algún momento captaba mi interés al cien por ciento en un segundo ya no me importa más.  Que todo esto sea genuino y lleno de curiosidad para que ningún de los dos nos equivoquemos. Usa bien tus cartas. 

Una mañanita o dos

miércoles, enero 17, 2018

A ti que te apadrinan las botellas




Iba cayendo como una canción romántica mexicana. Comenzaba a hablar de alguna tristeza y terminaba alegrándome por poder sufrir, porque no todos pueden darse el lujo de ser tristes y porque hasta para eso hay que tener talento. De pronto las cosas se salen de control y se van torciendo ante nuestros ojos en una maquina letal en dónde personalmente, yo no me atrevo a meter una mano para intentar rescatar algo. La trituradora de la vida, si se llama olvido o desgracia o simplemente vida ataca sin piedad y solo los que llevamos bien estructurados los momentos, la anatomía del corazón y esas cosas de las que los tontos no se dan cuenta y por eso son más felices. Más felices y más tranquilos que uno que tiene la cabeza trabajando como si fuera un genio pero sin entregar resultados y sin poder morir. Desenfundar una espada, cargar una pistola, estirar una resortera, lanzar una piedra. Hacerse bolita, posición fetal, uppercut doble, un tequila a pecho. Escribir, lanzar indirectas, hacerse el muerto, entrenamiento de super héroe, querer a lo pendejo.. todas esas cosas. 

A veces parece que estoy estresada, pero es que más bien estoy trabajando muy duro
Firma Carol 

jueves, diciembre 28, 2017

Jumanji

Hay que vivir intensamente para qué cuando nos pregunten de dónde venimos pensemos en decir ¿Por dónde empiezo? Tan intenso que no haya reproche, que no haya un día desperdiciado, que no queden palabras pendientes ni miradas arrepentidas. Todas las cosas tienen un espejo oculto que se revela cada vez que es necesario, cada vez que de pronto nos enganchamos a algo sin motivo justificado y cada vez que uno se encuentra con que todo lo que una vez disfrutamos tiene un lado filoso que nos arremete sin avisar. Es preciso saber que ese espejo nos hace odiar un día lo que en la mañana anterior amábamos. La vida es ruleta de casino y no necesita aliados. No necesita apenas meternos una duda para destruirnos. Por eso hay que vivir tan intensamente que los vidrios tiemblen cuando estemos cerca. Que mi vida siga siendo una que sí la convirtieran en libro yo quisiera leer. Todo es un más/menos al final de los días y todas las mañanas hay que pensar en algo absurdo o lógico, según el mood, para renovar las ganas. La vida es un juego de azar sin reglas que se convierte en un Jumanji que genera caos y nos arrastra hacía todo lo que más nos domina y entonces nos topamos con que hemos caído en el amor, en un hueco de la vida profesional o en el no tener el coraje para hacer algo importante. O en que nos somos los mismos de ayer


Firma Carol
Me gusta mi caos
y mis historias 


domingo, noviembre 26, 2017

Nuestra señora del Carmen



De verás ese fue uno de los días más fríos de diciembre. A mí se me había hecho tarde y lo estaba llamando para que se bajara en la estación de autobuses del sur mientras mi papá me discutía que no fuera porque los dos sabían que me iba a encontrar con él y jamás lo había visto. No sabes que mañas tenga, dijo mi papá y yo me salí de la casa botada de la risa. Qué mañas podrán tener los italianos, que mañas además de irse y causar una doble colisión sin darse cuenta. Yo había estado como si nada hasta que llegue al estacionamiento de la central. No saldría del coche hasta que él no me dijera que ya estaba en la puerta porque así me sentía más segura de no saber cómo ubicarlo entre la gente y que él estuviera observándome desde lejos, enterándose de que los dos estábamos nerviosos. – Estoy parado justo abajo del relojo- me dijo- con una mochila azul. Las paredes eran azules, el reloj era azul, su maleta era azul y afuera el cielo se estaba cayendo. Me costó una cosa horrible llegar hasta el centro de la ciudad. Yo iba apenada por el tiempo sin saber que en Roma uno puede cenar y dormir en el tráfico si no lleva moto o bicicleta. Cuando nos fuimos a caminar al centro de la ciudad éramos los únicos que llevábamos paraguas y a los demás no les importaba porque acababan de instalar un corredor de luces navideñas y estaban emocionados. Caminamos entre la gente y entre la lluvia, la ciudad no daba su mejor cara pero la noche era bastante buena sobre todo cuando entramos a la catedral. Que suerte que tengamos iglesias gratuitas porque en Cusco nos cobraron por entrar. No sabría yo decir en qué parte del evangelio entramos; solo sé que en cada santo nos detuvimos y a partir de Nuestra señora del Carmen nos tomamos de la mano. Era tan feliz y no me daba cuenta que ahora no puedo evitar decir, que el año pasado el pasto era más verde que el de este. Para cuando llegamos al hotel de dos estrellas yo masomenos sabía que era lo que iba a pasar. Entramos y nos echamos en la cama a comer un postre que habíamos comprado en un restaurant mientras nos abrazábamos como bobos enseguida de un árbol de navidad. Me sorprendía lo poco desconocidos que éramos porque desde que nos vimos era como si ya antes hubiéramos estado juntos. No quisiera yo comenzar a pensar en esas cosas, al menos no ahora, lo único que podría decir es que todo eso  fue una bella coincidencia. La habitación tenía los muebles distribuidos de una manera muy extraña y entonces a mí me dolió un hombro y comencé a quejarme porque el frió me daba punzadas. Esta es la segunda vez que digo que un buzo me sobaba el hombro con una pomada de la China. Estábamos escuchando La Maza y acabábamos de hacerlo cuando me di cuenta por un ruido que él nunca había cerrado la puerta con seguro. Solo yo sabía en qué zona horrible 3de la ciudad estábamos escuchando esa canción que cada vez que la oigo siento que me vuelvo loca y comienzo a acelerarme. Comienzo a recordar que uno tiene el caos que se me merece, que uno se hace sus propios acertijos y  qué soy una excelente amante cada vez que necesito hablar bien sobre alguien. Hasta que no me siento a hacer una bitácora personal de crónicas  interesantes es cuando me doy cuenta  que soy perfecta para mis propias historias y que soy el mejor personaje de mi vida por qué esta libertad de hacer pendejadas nomas yo me la he tomado muy enserio. La Maza nos daba perspectiva y se agregaba como el principal soundtrack de la noche. La Maza nos envolvía cuando nos estábamos conociendo, cuando nos hablábamos sobre cualquier cosa, cuando yo estaba muerta por ti en ese momento y tú mucho después ya cuando te habías ido. Ya estábamos planeando como encontrarnos en la playa cuando yo salí con mi chiste de que me iba a Perú a ver a alguien no fue hasta ahí que me dijo lo que sentía por mi y porque no se había podido quedar. Hay una parte de La Maza que dice “Un instrumento sin mejores pretensiones que lucecitas montadas para escena” y solo yo lo puedo entender por qué de vez en cuando me atraviesa un hilo. 


Todavia no abren al publico las minas de Naica
Firma Carol